Los lugares más románticos de Sevilla

Los tres estados amor Glorieta Becquer Parque Maria Luisa Sevilla

Los tres estados del amor en la Glorieta de Bécquer, Parque de María Luisa, Sevilla

Sevilla es una ciudad plagada de escenarios mágicos, íntimos, románticos. Por San Valentín o en cualquier época del año, se puede disfrutar de esta maravillosa ciudad en pareja. Recorrer sus espacios más apasionados, recordar sus amantes legendarios, llenarse de esta ciudad que parece hecha para el amor.

Podemos comenzar con la Isleta de los Pájaros del Parque de María Luisa, con el Pabellón de Alfonso XII, donde se cuenta que el monarca se prometió a María de las Mercedes.

Y hablando de episodios regios, hay que sugerir el Cenador de la Alcoba, construido en mitad de los exuberantes jardines del Real Alcázar en honor de Carlos V e Isabel de Portugal (que se sabe que se casaron en el palacio sevillano) para cenar en las noches de verano más calurosas.

Habría que incluir también el Paseo Marqués de Contadero para un romántico atardecer por la orilla de Sevilla, mirando a la calle Betis y el Puente de Triana. Como Al Mutamid cuando encontró a Rumaikiyya a la orilla del Guadalquivir.

Así lo cantaron Lole y Manuel, que han señalado otros rincones imprescindibles para enamorados en Sevilla. Véase el Callejón del Agua, en el Barrio de Santa Cruz: «Voy soñando con tus besos por el callejón del Agua; no despertadme del sueño, campanas de la Giralda».

Y claro, estando en Santa Cruz, en la ciudad que engendró el mito de Don Juan, es inevitable acordarse de las tropelías libertinas del amante legendario. Conviene perderse en por las plazuelas y callejuelas de este barrio, como la Plaza de Doña Elvira. O Refinadores, donde rendir culto a la figura del burlador.

En la entrada a Santa Cruz puedes encontrar otro lugar donde compartir momentos mágicos. Con la Giralda como testigo, bien al atardecer o en una agradable velada, la terraza del Hotel Doña María ofrece momentos especiales con increíbles vistas.

terraza hotel dona maria sevilla

Terraza del Hotel Doña María en Sevilla

Allá arriba surgen las cosquillas en el estómago, ¿verdad? Puedes consultar nuestros miradores escogidos para contemplar Sevilla, y entre ellos no se puede dejar atrás la terraza del Hotel Inglaterra.

Y claro, imposible olvidarse de Gustavo Adolfo Bécquer, el poeta del romanticismo. Seguir su huella por su ciudad de nacimiento es buena idea, repasar sus leyendas y detenerse en la glorieta que lleva su nombre en el Parque de María Luisa. Pregunten en el Hotel Bécquer, donde conocen bien su figura.

Nuestro repaso por los lugares más románticos de Sevilla no puede acabar sin recordar la Torre de Don Fadrique, escenario de amores secretos.

¿Y dónde mejor para rematar una jornada así que compartiendo una cena en la Taberna del Alabardero? Una atmósfera repleta de elegancia, de refinamiento y, claro, de exquisita cocina para que te lleves el mejor sabor de boca de Sevilla.