La Torre de Don Fadrique, leyenda y realidad

torre don fadrique convento santa clara sevilla

Torre de don Fadrique en el Convento de Santa Clara de Sevilla.

La Torre de Don Fadrique es un baluarte defensivo situado extrañamente intramuros, lo que ha dado lugar a leyendas que conviven con los hechos documentados históricamente. El torreón se encuentra ubicado, además, en el interior de otra edificación diferente como es el convento de Santa Clara, lo que añade mayor intriga.

Cuenta la tradición que el infante que da nombre a la torre, Don Fadrique, el primogénito del rey Fernando III, la construyó para llevar en ella una relación secreta con su madrastra, la joven Juana de Danmartín. Ambos tenían parecida edad y se conocieron después de fallecer el monarca, pero la moral de la época no permitía que una reina viuda rehiciera su vida sentimental (y menos con uno de los 15 hijos de Fernando de Castilla). Esta es la razón por la que se dice que Alfonso X, hermano de Don Fadrique, lo acabó ajusticiando.

Los hechos históricos, por otra parte, aluden a las continuas conjuraciones de Don Fabrique para destronar a Alfonso X. Construirse una torre defensiva en el interior de la ciudad estaría justificado por esta tensión continua, además de ser habitual en Italia donde el infante había residido una buena etapa.

En todo caso, la torre pertenecía al desaparecido Palacio de Don Fabrique, cuya construcción se inició en 1252 y que en 1289 fue donado a las monjas clarisas. Las religiosas se instalaron en la casa del infante primero y hacia los siglos XV y XVI construyeron en su lugar el actual convento. Sólo se conserva, de manera exenta, la Torre de Don Fadrique.