La Selección Española de fútbol en Sevilla

invasion campo Malta Benito Villamarin Sevilla

Captura de pantalla de la invasión de campo tras el 12-1 a Malta en el Benito Villamarín de Sevilla.

Sevilla, una ciudad eminentemente futbolera, es la segunda que más partidos de la Selección Española de fútbol ha albergado y, durante algo más de una década, fue su sede fija para encuentros oficiales. Han sido 45 encuentros desde que el primero se jugara en el Estadio Reina Victoria el 16 de diciembre de 1923, frente a Portugal (3-0); y sólo Madrid (63) ha visto más partidos del combinado nacional.

Como el escenario del 12-1 a Malta, incluido en el Álbum de glorias deportivas en Sevilla, esta ciudad forma parte de la historia y la épica de la Selección. Otros grandes momentos vividos en Sevilla fueron la clasificación para México 1986 ante Islandia (2-1), también en el Benito Villamarín, y la heróica clasificación ante Dinamarca para el Mundial de Estados Unidos 1994 en el Sánchez Pizjuán (1-0, jugando con diez durante 80 minutos).

Y sobre todo, Sevilla fue sede fija de la Selección durante once años. Desde aquella noche mágica del 21 de diciembre de 1983, España-Malta, hasta el 7 de junio de 1995, en un España-Armenia clasificatorio para la Eurocopa de Inglaterra 1996, con la grada despoblada y muy caliente contra el seleccionador Javier Clemente. En esta etapa se jugaron 25 partidos en los que se encarrilaron dos clasificaciones para la Eurocopa (Francia 1984 y Alemania 1988) y tres Mundiales (México 1986, Italia 1990 y Estados Unidos).

Estos encuentros se han jugado en seis estadios diferentes. Primero en el campo de la Reina Victoria, construido junto a la Exposición Iberoamericana, donde jugaba sus partidos el Sevilla FC en la década de 1920. Tenía capacidad para 8.000 espectadores, con una sola grada de madera y montículos de arena para el público que asistía de pie.

El Estadio de Heliópolis, hoy Benito Villamarín, fue construido expresamente para la Exposición Iberoamericana en el campo del barrio del Porvenir donde el Real Betis venía jugando desde que tuvo que abandonar el Prado de San Sebastián por las obras de la muestra transoceánica. Se estrenó con otro España-Portugal (5-0). Desde la década de 1960, ya en propiedad del club, cambió de denominación y ha experimentado diferentes remodelaciones hasta llegar a su estado actual.

El Estadio de Nervión fue el siguiente campo del Sevilla FC, a partir de 1928, donde jugó hasta la década de 1950 y donde alcanzó sus mayores logros antes de los títulos europeos de la última década. Llegó a tener capacidad para 20.000 espectadores y sólo albergó un partido de la Selección, España 4-0 Francia en 1942.

El Estadio Ramón Sánchez Pizjuán es el actual domicilio del club sevillista y una plaza donde España se mantiene invicta. En 25 encuentros en toda su historia, desde su inauguración en 1958, el combinado ha obtenido 20 victorias y 5 empates, con algunos episodios épicos.

Finalmente, el Estadio de la Cartuja, un coliseo para 57.600 aficionados que fue construido durante la (frustrada) carrera olímpica de Sevilla. Inaugurado en 1999 con un España-Croacia (3-1), ha alojado tres partidos más de la Selección desde entonces.

Sea cual sea el escenario, la constante que no varía es la afición sevillana, volcada con la Selección Española en más de 90 años de pasión futbolera.