Balcones de hierro en Sevilla

balcon apartamento puerta catedral arenal suites
Balcón de los apartamentos turísticos Puerta Catedral Arenal Suites.

La tradición de la forja del hierro es muy relevante y visible en una ciudad tan apegada a sus cosas como es Sevilla. Desde los maestros del Renacimiento, con figuras sobresalientes como el artillero Bartolomé Morel y escenarios principales como la Real Fábrica de Artillería de Sevilla, no sólo la escultura sino la decoración metálica está muy presente por toda la ciudad, patente en piezas tan virtuosas como las rejas de las capillas de la Catedral de Sevilla de los siglos XVI y XVII.

Durante siglos, la fundición nos dejó iconos como el Giraldillo, la estatua de Mercurio del Real Alcázar o la cruz de cerrajería de la Plaza de Santa Cruz, pero también la reja de la Puerta del Príncipe de la Plaza de Toros de la Maestranza, forjada originalmente para un convento hoy desaparecido. Sin embargo, no hay que limitarse a la monumentalidad para ahondar en la tradición y observamos la ornamentación con el hierro en los espacios más domésticos, como rejas de patios o ventanas, y por supuesto en los balcones. En efecto, junto a las macetas, el agua y la luz, el hierro forma parte de los patios sevillanos.

Un sencillo paseo por el centro de Sevilla arroja numerosos ejemplos de balcones cerrados con hierro forjado que alcanzan una gran maestría. Especialmente rescatada por la arquitectura regionalista, la carpintería metálica facilitó la costumbre de decorar las fachadas a través del hierro de sus balcones. Y así también adquieren identidad única las viviendas sevillanas, en especial en barrios como Santa Cruz, y con mayor o menor solemnidad por el resto de avenidas principales del centro de la ciudad.

En barandillas o en cuerpos enteros, el hierro complementa de manera artística la cara de Sevilla, sus fachadas.