Torre Abd el Aziz

torre abd el aziz sevilla

Torre Abd el Aziz en Sevilla.

A simple vista, la Torre de Abd el Aziz pasa desapercibida al paseante de la Avenida de la Constitución. O todo lo contrario, pues ha sido absorbida por el urbanismo del centro de Sevilla, pero al mismo tiempo sorprende en el edificio al que se adhiere. Un pedazo de la histórica muralla almohade de Sevilla que resiste en el corazón de la ciudad.

En efecto, la torre formaba parte del lienzo de muralla que conducía desde el Real Alcázar hasta la Torre del Oro, al pie del Guadalquivir. A medida que se acercaba al río, incrementaba el número de lados. La Torre de Abd el Aziz es hexagonal, la Torre de la Plata es octogonal y la Torre del Oro, dodecágona.

Se estima que la torre fue construida en el siglo XII en el contexto de una ampliación defensiva del Alcázar. Con mayor o menor suerte se ha mantenido en pie en la confluencia con la calle Santo Tomás, integrada en un edificio de Aníbal González de 1919. El regionalismo miraba hacia épocas de gloria de la historia de Sevilla y en este caso, convive.

Pero ¿de dónde viene su nombre? Abd al-Aziz ibn Musa fue un emir que residió en Ishbiliya del 714 al 719, hijo del célebre Musa que llegó a la Península Ibérica en 712 e inició la conquista de los territorios del sur. Abd el Aziz fue designado gobernador o valí de al-Andalus cuando su padre fue llamado a Damasco.

Aunque no tiene unas dimensiones muy significativas ni puede decirse que haya contado con la protección adecuada, la Torre de Abd el Aziz tiene su hueco entre las leyendas sevillanas: se dice que fue el primer lugar donde ondeó el pendón castellano de Fernando III tras la conquista de la ciudad en 1248.

Otro pedazo de historia de la ciudad a la vista de los visitantes del centro de Sevilla.

También puede interesarte