Murallas de la Macarena

murallas macarena sevilla

Murallas de la Macarena

El lienzo de muralla almohade que nace en el Arco de la Macarena es de lo poco que se conserva de la antigua Sevilla amurallada. Los muros de defensa de la ciudad, levantados –por Julio César, dice la leyenda– no sólo contra los invasores sino contra el propio río Guadalquivir, permanecieron en el paisaje urbano de Sevilla hasta el siglo XIX, pero hoy sólo podemos transportarnos en el tiempo hacia aquellas épocas pasadas en contados lugares. El de la Macarena es el tramo de mayores proporciones que podemos contemplar aún hoy.

También es el tramo mejor conservado, con una nueva intervención del Ayuntamiento de Sevilla en el verano de 2016. Las puertas de la Macarena y de Córdoba, esta anexa a la Iglesia de San Hermenegildo, forman parte del conjunto, además de varios torreones. La Torre Blanca destaca en el discurrir de la muralla a lo largo de algo más de un kilómetro por la ronda histórica.

Según defienden los historiadores, las murallas fueron levantadas primero por los almorávides hacia 1125, en relación con un ataque a la ciudad por parte de Alfonso VII, y aprovechando materiales de la antigua y deteriorada muralla romana. Varias reconstrucciones fueron necesarias, ante todo por las continuas avenidas del río, de modo que los almohades la retomaron, construyeron sobre ella. Se entra ya en los años de la campaña de conquista de Fernando III en Andalucía.

Desde la Edad Media, ya sin finalidad militar, se usaron para protegerse de las crecidas del Guadalquivir e incluso las torres tuvieron inquilinos. El cerco era útil asimismo para mantener un control fiable de las mercancías que entraban la ciudad (y la fiscalidad que se les aplicaba, claro). En 1908 fueron declaradas Monumento Histórico-Artístico.

La visita al antiguo límite norte de Sevilla, al menos de la ciudad intramuros, completa una excitante jornada cultural que incluye la vecina Basílica de la Macarena, el Hospital de las Cinco Llagas, la Alameda de Hércules, la Iglesia de San Luis de los Franceses, la Torre de los Perdigones

 

Foto de EmDee con licencia Creative Commons.