Las lágrimas de San Lorenzo en Sevilla

vista giralda anochecer sevilla

Vista de la Giralda de Sevilla al anochecer.

No, no nos referimos al barrio de San Lorenzo, junto a la Alameda de Hércules, uno de los más señeros de Sevilla. Con las lágrimas de San Lorenzo se conoce de manera popular el fenómeno de las Perseidas, la gran lluvia de estrellas de mitad de agosto. En 2016 tienen lugar entre el 8 y el 14, en especial en la noche del 11 al 12. Y además con intensidad mayor que en años anteriores, hasta 150 meteoros por hora. Para entender lo que esto representa, lo habitual en una noche corriente es una o dos estrellas fugaces a la hora. ¿Podemos disfrutar de este espectáculo astronómico en Sevilla?

La respuesta a la pregunta es un sí a medias. Si queremos contemplar las estrellas en Sevilla capital, la luz de la ciudad lo hará complicado, por no decir imposible. Esto parece un trabajo para las terrazas o para los miradores de Sevilla, pero ni así el resplandor de las farolas y la decoración lumínica de los monumentos lo pondría fácil para los observadores de estrellas. Por más que la Giralda se apague a las 2.00 de la madrugada (¿también en verano?), una ciudad no parece el escenario ideal para un fenómeno astronómico. Hay que salir a la provincia, preferentemente.

Muy cerca existen dos observatorios que prometen una velada única con los cuerpos celestes. El de Almadén de la Plata, en la Sierra Norte, a apenas una hora de coche, es el mayor centro de divulgación astronómica en España. El de El Castillo de las Guardas, de menor tamaño, se encuentra a 55 minutos.

Para completar la experiencia, la Casa de la Ciencia de Sevilla, situado en el antiguo Pabellón de Perú de la Exposición Iberoamericana de 1929, dispone de un planetario donde los más pequeños pueden aproximarse al mundo de la Astronomía.