La Virgen de los Reyes

virgen reyes catedral sevilla

Virgen de los Reyes en la Catedral de Sevilla

Cuenta la leyenda que el rey San Fernando tuvo una visión de la Virgen, prometiéndole la conquista de Sevilla. Al cumplirse la visión, y como agradecimiento, quiso el rey que los mejores escultores produjeran la imagen exacta que se le había aparecido, sin que ninguno lo consiguiera. Unos supuestos artistas alemanes lograrían realizar el encargo real, que por las sorprendentes circunstancias que lo rodearon fue declarado «verdadero y cierto milagro» por el obispo don Remondo.

El análisis de la imagen arroja sugiere un origen diferente, no obstante. Por ejemplo, se atribuye a la escuela francesa, por lo que se piensa que fue un regalo de Luis IX de Francia a su primo, Fernando III de Castilla. Se trata de una escultura de estilo gótico tallada en madera de alerce, únicamente la cabeza, manos y pies, articulada y de 1,76 metros de altura, aunque siempre se expone sentada. En sus rodillas se sostiene un Niño Jesús de 60 centímetros.

Cada 15 de agosto la virgen es llevada en procesión alrededor de la Catedral, que permanece cerrada para la visita cultural al igual que la Giralda. Se trata de una de las tradiciones más populares de Sevilla, lo que no es de extrañar ya que estamos ante la patrona de la ciudad, condecorada con otras muchas distinciones: la imagen porta bastón de mando como alcaldesa perpetua, la medalla de Sevilla desde 1958, fajín de capitán general del Ejército Español desde 1939 y, todavía antes, en 1904, fue coronada canónicamente.

Para conocer esta venerada imagen gótica del siglo XIII hay que visitar la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, por lo que constituye un reclamo más dentro del increíble patrimonio histórico-artístico del templo sevillano y de las leyendas, historias y tradiciones que da lugar.

 

Foto de Jebulon (Own work) [CC0], via Wikimedia Commons

También puede interesarte