Iglesia de la Magdalena

fachada iglesia magdalena sevilla

Fachada de la la Iglesia de la Magdalena.

En la mariana Sevilla, en la llamada ciudad conventual, cómo elegir una iglesia sobre el resto. Tantas hay con tanta historia, tan notables ejemplos de la arquitectura y el arte mudéjar, renacentista, barroco. Escenarios de hechos históricos, de arraigadas tradiciones. Una de ellas, tan sobresaliente como la que más, es la Iglesia de la Magdalena. Detrás trae una larga y rica historia que atrapa al visitante.

Para empezar, los orígenes de la Iglesia de la Magdalena se remontan a la conquista de Sevilla. Ya en 1248 Fernando III el Santo dona unos terrenos a los dominicos, que construyen en él su convento, el de San Pablo El Real. Pasando por todo tipo de avatares, de catástrofes y reconstrucciones, el espacio llegó a albergar un centro de estudios con rango de universidad en el siglo XVI.

Fue a finales del XVII cuando unas crecidas del río Guadalquivir acabaron por arruinar la construcción medieval. Aunque se conserva la planta de aquella etapa, el nuevo edificio se construyó con factura barroca, como mandaban los gustos de aquellos años, con proyecto firmado por Leonardo de Figueroa. El arquitecto valenciano diseñó cúpulas similares para este templo y para los de San Luis de los Franceses y la colegiata del Salvador.

Todavía acontecieron nuevos desastres para el patrimonio del templo, como la invasión francesa de Sevilla y el correspondiente saqueo de las tropas, que lo ocuparon como cuartel. Y peor, el derribo de la parroquia situada donde actualmente se encuentra la Plaza de la Magdalena. Cuando los dominicos regresaron al convento y reconstruyeron los desperfectos, instalaron la iglesia en su emplazamiento actual en la calle San Pablo. Esto ocurrió de manera definitiva desde 1842, cuando ya se había producido la Desamortización de 1835 y el edificio había pasado a albergar oficinas civiles.

interior iglesia magdalena sevilla

Interior de la Iglesia de la Magdalena de Sevilla.

Todavía tendrían que llegar nuevas inclemencias, derribos e incendios incluidos, hasta llegar a nuestros días conservando la iglesia, la sacristía y la capilla de Montserrat del antiguo convento. En su interior, obras de Francisco Ruiz Gijón, Juan Bautista Vázquez el Viejo, Juan de Mesa, Francisco de Zurbarán, Lucas Valdés o Pedro Roldán.

Digamos que conserva lo suficiente para albergar a las hermandades de la Magdalena, de Nuestra Señora del Amparo, de la Quinta Angustia, de Montserrat y del Calvario, lo que le proporciona gran protagonismo durante la Semana Santa de Sevilla.

iglesia magdalena sevilla

Iglesia de la Magdalena.

Fotos: Consorcio de Turismo de Sevilla

También puede interesarte