Torre de los Perdigones

torre perdigones sevilla

Torre de los Perdigones en Sevilla.

La Torre de los Perdigones es hoy por hoy uno de los miradores de Sevilla, una atalaya desde la que asomarse a la ciudad desde el límite norte del casco antiguo, pero su construcción se produjo para un fin bien distinto. Se trata de uno de los escasos testimonios de arquitectura industrial del siglo XIX que se conservan en Sevilla, construida para la fundición de munición en la antigua fábrica de San Francisco de Paula, en la calle Resolana, junto al Puente de la Barqueta.

En su época, Sevilla contaba con numerosas fundiciones. La de San Francisco de Paula se centraba en la fabricación de perdigones. El proceso comenzaba en lo alto de la torre, donde había un horno que fundía el plomo, se depositaba luego en una especie de colador con agujeros de distintos tamaños (que daban lugar a los diferentes calibres) y desde ahí los perdigones caían para que, mediante la acción de la gravedad, se formaran en esferas perfectas. Además de la munición de caza, de la fábrica también salían las planchas de zinc que se usaban para las famosas bañeras de la época.

Tras su cierre, la torre fue rehabilitada con vistas a la Expo 92, dado que se encontraban junto a la entrada principal de la exposición, la de la Barqueta. En agosto de 2005 experimentó una nueva restauración y desde 2007 cuenta con una cámara oscura.

¿Y qué es una cámara oscura? Pues un sistema de lentes que permite ver una imagen viva en un soporte plano, como una fotografía en movimiento. Un pariente cercano del telescopio, descrito por Johannes Kepler en 1604, que consta de una pantalla blanca, un espejo y unas lentes.

La torre, de 45 metros de altura, se encuentra situada en un parque y con un quiosco-restaurante a sus pies. En los alrededores se puede visitar la Basílica de la Macarena, las Murallas, la Alameda de Hércules y el Hospital de las Cinco Llagas, además de encontrarse próxima a la Isla de la Cartuja. Tiene parada del bus turístico de City Sightseeing Sevilla.

 


Dirección: calle Resolana, s/n

Horario: martes a domingo, de 11.30 a 17.00 horas. En verano (del 17 de julio al 1 de septiembre), de 10.00 a 15.30 horas

También puede interesarte