Francisco Pacheco

francisco pacheco

Francisco Pacheco

Francisco Pérez del Río (Sanlúcar de Barrameda, 1564-Sevilla, 1644) fue un adelantado a su tiempo. Se formó en el Renacimiento y fue evolucionando hacia el naturalismo barroco, y siempre sus conocimientos teóricos fueron superiores a sus habilidades prácticas. Mejor dibujante que pintor. Adoptó el apellido de un pariente influyente, su tío Francisco Pacheco, que disponía de influencias en la Catedral de Sevilla, y de su mano se introdujo en los ambientes más importantes de la ciudad. Dentro de estos círculos pudo relacionarse, además de con la nobleza, el clero y la burguesía, con los pintores y tratadistas, lo que le sirvió para elaborar el tratado Arte de la pintura. También fue nombrado por el Tribunal de la Inquisición como inspector de la pintura.

La historia le ha consagrado como teórico y como maestro, con discípulos como el joven Velázquez (al que casó con su hija Juana) o Alonso Vázquez. ¿Y como artista? Pues su pintura se fue endulzando con los años con notables influencias. En 1611 viajó a Castilla pasando por diversas ciudades, como Toledo, donde conoce la obra de El Greco, o Madrid, donde visitó El Escorial, mejorando sensiblemente su paleta cromática. En 1625 su pintura llega a un punto culminante, influencia de la aparición en el panorama sevillano del extremeño Francisco de Zurbarán. Para más información puedes visitar la exposición consagrada a su figura en el Museo de Bellas Artes.

Por Rafael Gómez Ortega