El Callejón del Beso

callejon beso calle reinoso

La calle Reinoso, vulgo del Beso, una de las más angostas de Sevilla.

En Sevilla los topónimos no se corresponden siempre con el nomenclátor. Así, del mismo modo que la Cuesta del Bacalao o la Plaza del Rialto no aparecen en el azulejo o el metal que recoge el nombre de los lugares en cuestión, el popular Callejón del Beso hay que encontrarlo por su nombre oficial, la calle Reinoso, pero al mismo tiempo hay que dejarse llevar por lo que sugiere. Y entonces bien, ¿qué hay detrás de tan inspirador apodo?

Como siempre tratándose de la capital hispalense, ni queda claro el origen del mito ni existe consenso unánime sobre su significado. Una de las teorías más extendidas que explica el apodo de esta angosta callejuela es precisamente su intrincado urbanismo, tan propio del Barrio de Santa Cruz.

La calle es de por sí una de las más estrechas del vecindario, lo que viene a significar de las más apretadas de toda la ciudad, como puede comprobar el visitante caminando los escasos 50 metros de adoquines que conducen desde la Plaza de los Venerables (donde el histórico Hospital) hasta la calle Lope de Rueda, acabando a las mismas puertas del Hotel Murillo. Pero si la calle Reinoso es ajustada a nivel de peatón, aún más lo es en la parte alta de sus edificios, que parecen acercarse como para darse un beso balcón con balcón. O bien pudieran hacerlo sus inquilinos desde ambos extremos de la calle.

callejon beso barrio santa cruz

Callejón del Beso, en el Barrio de Santa Cruz.

Mucho se ha dicho sobre la peculiar disposición de las calles de la antigua Judería de Sevilla y aledaños, tanto para favorecer la defensa de la ciudad como para asegurar la sombra. En la calle Reinoso, vulgo del Beso, todas estas teorías cobran especial relevancia si reparamos en que apenas un metro escaso separa las fachadas al paso de los viandantes, y que en los pisos superiores la distancia se reduce a la mitad.

También puede interesarte