El pavía, la pavía

Pavía de bacalao

Pavía de bacalao

La Velá de Santa Ana pone de relieve algunas especialidades gastronómicas que, no es que estén de temporada, sino que su consumo es prácticamente endémico de la fiesta. Así como las torrijas y la cocina de Cuaresma en general reina en la Semana Santa y prolegómenos, o la Navidad viene con su propia tradición de sabores, los ‘días señalaítos’ de Triana proponen las almendras verdes, las sardinas a la plancha o el pescado frito. Y como concesión a la nostalgia de una infancia que nunca nos abandona del todo, la pavía. ¿O era el pavía?

Se trata de un bocado de sencilla composición y elaboración, una pieza de bacalao rebozada con harina en aceite hirviendo y servida en papel de estraza. Diferente es cuando le queremos aplicar el género: ¿un o una? Hay controversia, como hemos podido comprobar en nuestra consulta en Twitter.

Por la parte etimológica, el veredicto parece claro, como nos apuntaba Jaime Abeja.

La Fundéu BBVA también lo sugería, aunque reconocía la fácil confusión.

Otras voces autorizadas, como el periodista y escritor Antonio Burgos, el artista Junior Míguez (que además ha sido el pregonero de la Velá 2015) o el anterior alcalde de Sevilla Juan Ignacio Zoido, acreditaban lo dicho: el pavía. Aunque fuera (de manera sarcástica) por asociación de ideas con otras formas populares:

Y sin embargo, entre todos los participantes en la encuesta de la #VeláSantaAna15 ha tenido mayor aceptación la fórmula femenina: la pavía. ¿Cuál es la razón para que el uso se haya separado de la norma? Javier Compás lo ha resumido perfectamente.

En todo caso, ante el problema de género, la solución del número.

También puede interesarte