Casa Murillo

museo casa murillo barrio santa cruz sevilla

Museo Casa de Murillo, en el Barrio de Santa Cruz de Sevilla (foto: Óscar Romero).

Bartolomé Esteban Murillo nació en Sevilla a finales de 1617, no se sabe muy bien la fecha ni el lugar exacto, aunque se le asocia a la Magdalena por su bautizo y por las propiedades que su familia tenía en el barrio. Sí se conoce, sin embargo, que parte de sus últimos años los pasó en una vivienda de la calle Santa Teresa del Barrio de Santa Cruz de Sevilla. Concretamente en el número 8, una casa que hoy pertenece a las administraciones públicas y que, tras una última intervención en el inmueble en 2017, se consagra a la figura central de la escuela barroca sevillana.

La Casa de Murillo que abrió sus puertas en 1982, en el tricentenario de la muerte del pintor, trata de reflejar los hogares de la época, con dos plantas organizadas alrededor de un patio central cuadrado con pozo. En el dormitorio, el salón, la cocina y otros aposentos se recrea, o se inspira, lo que debía ser una casa en la Sevilla del siglo XVII.

Durante el Año Murillo, este espacio situado en la antigua judería sevillana se convierte en el punto de partida de varios itinerarios culturales relacionados con la vida y obra del artista, incluyendo una exposición antológica en el Museo de Bellas Artes. Como Centro de Interpretación de Murillo, la Casa Murillo gana protagonismo entre los lugares de interés de la ciudad con una sala de exposiciones y proyecciones, otra destinada al público infantil y escolar, tienda y otras instalaciones llamadas a popularizar la figura del maestro entre los propios sevillanos y los visitantes de Sevilla.

La casa del número 8 de Santa Teresa no fue solamente la residencia familiar del pintor, sino el lugar del que salieron sus obras más importantes en plena etapa de madurez.