La bola climática, símbolo de la Expo 92

Esfera bioclimatica calle Marie Curie Isla Cartuja Sevilla

Esfera bioclimática en la calle Marie Curie de la Isla de la Cartuja, Sevilla.

La esfera bioclimática situada en la calle Marie Curie, en la Isla de la Cartuja, permanece como uno de los iconos más reconocibles de la Exposición Universal de Sevilla de 1992. Del antiguo recinto expositivo permanece en pie al menos la mitad de sus pabellones y muchos de ellos han encontrado nuevos usos empresariales, educacionales y destinados a la investigación. Algunos fueron hitos arquitectónicos de aquellos días, pero ninguno nos trae tanto la Expo a la memoria como esta gigante bola verde.

En realidad, la esfera bioclimática no tenía aspiración monumental. Formaba parte del sistema de microclima que ayudaba a sobrellevar los meses de calor más riguroso, esparciendo vapor de agua para refrescar a los paseantes junto con un sistema de fuentes, al modo que hoy seguimos viendo en algunos veladores y terrazas de Sevilla. Al reproducir el logotipo de la Expo 92 a gran tamaño, y al mantenerse en su lugar original después de más de dos décadas, representa como pocos edificios y enseres urbanos el afán por construir una nueva ciudad, fresca, imaginativa, al tiempo que funcional.