Cruz de la Inquisición

cruz inquisicion ayuntamiento sevilla

La cruz de la Inquisición del Ayuntamiento de Sevilla.

El increíble patrimonio histórico-artístico de Sevilla, trenzado con las leyendas y con su intrahistoria da para encontrar lugares que nos siguen sorprendiendo y fascinando. Ahí mismo, en el Ayuntamiento de Sevilla, tantas veces revisitado, aún da para detenerse en detalles que nos cuentan sobre la historia de la ciudad.

En la fachada plateresca, por ejemplo, junto al Arquillo que conducía al antiguo convento de San Francisco, se encuentra una cruz de piedra que llama la atención a pesar de su discreta posición. De hecho, se oculta en el rincón que forma con la puerta de la Sala Capitular.

Se trata de la cruz de Las siete cabezas, nombre que recibe por el número de querubines que se pueden contar en su relieve. ¿Y si nos paramos a contarlas?

La talla es de 1903 y vino a sustituir otra cruz anterior más sencilla, lisa, que fue colocada originalmente en 1703. Con la reforma de la casa consistorial, se consideró que la fachada plateresca del edificio requería una terminación más elaborada y por eso se cincelaron los motivos vegetales y celestes.

¿Y a qué venía la colocación de aquella primitiva cruz en tal sitio? Pues se instaló en recuerdo del último auto de fe celebrado por la Santa Inquisición en la Plaza de San Francisco. Ya se sabe, ese espacio multiusos de la ciudad donde lo mismo se ajusticiaban pecadores que se toreaban reses bravas.

Ese último auto en la plaza fue en 1703, pero no en Sevilla, donde continuaron celebrándose hasta prácticamente el final del siglo XVIII.

También puede interesarte