«Amarguras» de los Font de Anta

hermanos Jose Manuel Font Anta

Los hermanos José y Manuel Font de Anta.

Cada primavera, a la Sevilla cofrade se le eriza la piel con el silencio de la Madrugá, con una saeta por derecho, con una levantá a pulso o al cielo con ella. Con tantos y tantos momentos mágicos de la Semana Santa. La banda sonora de muchos de ellos (de todos los que llevan acompañamiento) son las marchas procesionales. Una de las más queridas, Amarguras, cumple 100 años.

La efeméride es el 14 de marzo, buen momento para volver a emocionarse escuchando la obra compuesta a la Virgen de la Hermandad de la Amargura, la de San Juan de la Palma. Encargada a Manuel Font Fernández, compuesta por su hijo José Font de Anta y atribuida al hermano de este, Manuel Font de Anta, se trata de una de las piezas más apreciadas y populares durante la semana de Pasión.

Los Font fueron una verdadera estirpe de músicos de Sevilla. Comenzó con José Font y Marimont, cuya marcha La Quinta Angustia fue la primera que se componía específicamente para la Semana Santa de Sevilla. Su hijo, Font Fernández, fundó la Banda Municipal de Sevilla (o lo que representón su germen). Y los hermanos Font de Anta, pianista Manuel y violinista José, fueron músicos de amplia formación y trayectoria internacional.

Manuel Font de Anta acaparó la fama como cupletista, compositor para las cantantes más famosas de su tiempo (La Argentinita o Pastoria Imperio entre ellas), además de crear zarzuelas y marchas procesionales de Semana Santa. En esta faceta tuvo la colaboración decisiva de José, más introvertido y dedicado a ensalzar la figura de su hermano, que fue fusilado en Madrid en las postrimerías de la Guerra Civil.

Su Amarguras, como Camino del Calvario o Soleá dame la mano son marchas fúnebres que acentúan la pasión que se recrea cada primavera en las calles de Sevilla durante la Semana Santa.