Semana Santa pendiente del cielo

La Estrella atraviesa el puente

La Estrella atraviesa el puente de Triana en Sevilla.

Cuando llega la Semana Santa, todos miran al cielo. Es en sentido figurado, como expresión de fervor religioso, pero también en sentido literal. La lluvia puede dejar en el templo a las imágenes que el pueblo venera en procesión, todas ellas de gran valor artístico y antigüedad, para evitar el deterioro que la intemperie pudiera ocasionar. Por eso, en estos días de Pasión los meteorólogos se convierten en el oráculo particular de cofrades y empresarios turísticos. Sus predicciones se traducen en buenas o malas noticias para la ciudad.

Luis Fernando López Cotín, delegado de Aemet en Andalucía, explica el papel que la agencia estatal cumple en estos días, volcándose con las autoridades y con las hermandades, dejando constancia de su vocación de servicio público.

El auge de la meteorología es tal que ha dado el salto de la información oficial y los medios tradicionales a las redes sociales, donde proliferan los perfiles especializados. En estas fechas, su actividad crece como nunca. En palabras de Juan Ramón Rivas, de @eltiempoSevilla: “La inquietud meteorológica respecto a la Semana Santa ha ido en notable incremento desde mediados y finales de febrero, prácticamente coincidiendo con el comienzo del periodo de Cuaresma. Gran parte de la ciudadanía se pregunta cuál será el tiempo para la Semana Santa, ya sea para disfrutar de las cofradías como meros observadores, participantes, devotos, para realizar estaciones de penitencia, por parte de las mismas Hermandades, las cuales ven todo un año de trabajo a merced de la meteorología o simplemente para el poder planificar vacaciones o actividades al aire libre”.

Hay que contar con que “la meteorología es prácticamente el único factor que no se puede controlar en esta fiesta, y de ella depende la normalidad con la que la misma se desarrolla”. De ahí que la expectación haya ido creciendo exponencialmente a medida que se acercaba la Semana Santa, sobre todo a partir de las lluvias del propio mes de marzo. “Las visitas a la web www.eltiemposevilla.es prácticamente se han cuadriplicado con respecto al mes de enero, por ejemplo, aparte de incrementarse exponencialmente el número de consultas por parte de gran número de seguidores a través de las redes sociales, tanto por privado o mensaje directo como públicamente”, indica Rivas.

Con todo, la predicción meteorológica es de estabilidad e incluso calor, a partir del pronóstico que cada jueves previo a Semana Santa realiza Aemet, y que confirma el resto de fuentes. Incluidos los clásicos, como el hombre del tiempo por antonomasia para millones de españoles, José Antonio Maldonado, que tras décadas en los informativos de Televisión Española ha prolongado su magisterio en eltiempo.es: “Los que desean lo que llamamos ‘buen tiempo’, es decir, ambiente soleado, están de enhorabuena, pues, salvo algunas excepciones, ese será el ambiente que reinará en España”.

La actividad es frenética estos días para los hombres (y mujeres) del tiempo. Que además de pronunciarse con precaución y, dado el caso, con delicadeza, tienen que vérselas con creencias con nula base científica como “un mes de buen tiempo puede significar una Semana Santa de lluvia”, o el refrán: “Si la Cuaresma entra mojada se sale de ella remojada”. El sol se impone, así que evitaremos las escenas de preocupación a la puerta de las parroquias, donde siempre hay un señor trajeado que se aferra a su teléfono móvil mientras escucha de soslayo: “Por Huelva viene claro”.