La Plaza Nueva

Vista de la Plaza Nueva desde La Terraza del Hotel Inglaterra de Sevilla

Vista de la Plaza Nueva desde La Terraza del Hotel Inglaterra de Sevilla.

La Plaza Nueva es el kilómetro cero de Sevilla, allí está el ayuntamiento y desde allí empieza a correr la numeración de las viviendas. El centro más centro de Sevilla. Y no solamente a efectos administrativos, sino de la propia vida de la ciudad. Epicentro comercial, financiero, empresarial y de actividad constante. Un papel principal que, sin embargo, es relativamente reciente en una ciudad de tanta historia como Sevilla.

La Plaza Nueva surgió a mediados del siglo XIX con el derribo del antiguo convento de San Francisco que había ocupado el solar desde finales del siglo XIII. La Guerra de la Independencia ocasionó la destrucción parcial del convento y un incendio en 1810 hizo el resto para que, tras algún intento de reconstrucción, se tomara la decisión de abrir una gran plaza en su lugar. Del recinto monacal se conserva apenas la capilla de San Onofre y el arquillo renacentista del ayuntamiento.

Desde entonces ha sido conocida como Plaza de San Francisco, de la Infanta Isabel, de la Libertad, de la República, de la República Federal, de San Fernando y, desde 1936, Plaza Nueva, que es como en realidad siguió conociéndose popularmente a pesar de los cambios de nombre. Desde 1924 preside la plaza el monumento al rey Fernando III de Castilla y desde 2006 es peatonal en su práctica totalidad, con el Metrocentro como único transporte público que llega a la plaza y con la acera del Hotel Inglaterra como único acceso al tráfico.