Real Fábrica de Artillería de Sevilla

real fabrica artilleria sevilla

Detalle cubierta Real Fábrica de Artillería de Sevilla (foto: IAPH).

La Real Fábrica de Artillería de Sevilla es uno de los mayores ejemplos de arquitectura industrial que se conservan en Sevilla. Como su propio nombre indica, fue construido para la fabricación de armamento, pero no sólo se hizo famosa por sus demandados cañones.

La figura clave de este edificio es Juan Morel, que tenía un taller anterior en Sevilla y que en 1555 se trasladó al barrio de San Bernardo, donde compró tres solares. Hacia 1565 ya estaba constituida la fábrica junto al límite del casco histórico, fuera de las murallas, donde su hijo, Bartolomé Morel, fundió varias campanas de la Giralda y la veleta que corona el minarete de la Catedral, el Giraldillo, entre otros enseres del templo.

La fábrica fue ampliada en el siglo XVIII, cuando también adquirió el perfil monumental barroco que exhibe hoy. La actividad cesó en 1991 y está catalogada como Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento según aparece publicado en los BOE de 29 de junio de 1985 y de 30 de noviembre de 2001. Tras su rehabilitación, el espacio cuenta con gran potencial y versatilidad para el turismo y la cultura de Sevilla.