Pabellón Real

pabellon real parque maria luisa sevilla

Pabellón Real, en el Parque de María Luisa (foto: Ayuntamiento de Sevilla).

El Pabellón Real fue construido entre 1912 y 1915, en el contexto de una Sevilla que se preparaba para albergar la Exposición Iberoamericana de 1929. En plena revolución urbanística, que ensanchó calles y transformó fachadas, aparecieron nuevas edificaciones monumentales. El estilo regionalista sevillano, ya se sabe. La Plaza de España, el Parque de María Luisa y, ahí enclavada, la Plaza de América eran sus principales exponentes.

En la Plaza de América se reúnen tres imponentes edificios, el Pabellón Mudéjar, el Museo Arqueológico, de estilo neo-renacentista, y este Pabellón Real firmado, como todos los del conjunto, por el arquitecto más representativo del momento en Sevilla, Aníbal González. El regionalismo volvía la mirada hacia épocas doradas de la ciudad y en el caso del también llamado Pabellón Gótico la línea seguida fue, por tanto, el neogótico.

El edificio tiene planta poligonal y destaca por su profusa decoración cerámica, como los pajes reales (que también puedes encontrar en la Plaza de España) o las seis águilas que sujetan escudos de territorios españoles en una plaza situada al frente del monumento.

De hecho, además de la impronta del arquitecto regionalista por excelencia, el Pabellón Real representó una oportunidad para que otros artistas de la ciudad se lucieran en diferentes facetas. Colaboraron con Aníbal González tallistas de ladrillo y piedra como José Roldán y Francisco Reyes, pintores y ceramistas como Gustavo Bacarisas, Manuel Rodríguez y Pérez de Tudela, Eduardo Muñoz o Manuel García Montalbán, que estaban entre los más famosos de la época.

Todo el esplendor de su fachada y de los elementos cerámicos decorativos habían quedado, sin embargo, muy deteriorados con el paso de los años hasta que la rehabilitación realizada entre 2017 y 2018, más de un siglo después de su construcción, que permite recuperar el edificio para un uso cultural a la altura del conjunto arquitectónico.

Foto: Lobillo con licencia CC