Basílica de la Macarena

Basilica Macarena Sevilla

Basílica de la Macarena de Sevilla

La Basílica de la Macarena es el templo donde reside una de las imágenes más famosas de Sevilla: la Virgen de la Esperanza Macarena. La salida en procesión de esta talla anónima de finales del siglo XVII o principios del XVIII, durante la Madrugá del Viernes Santo, constituye uno de los episodios estelares de la Semana Santa y es de los momentos más esperados en Sevilla. Su iglesia se puede visitar todo el año.

La basílica fue construida entre 1941 y 1949 para dar cobijo a las imágenes titulares de la Hermandad de la Macarena, después de que la Parroquia de San Gil fuera incendiada en 1936. Es obra de Aurelio Gómez Millán y consta de una sola nave con capillas laterales. En su interior destacan, además de la Esperanza Macarena y la talla de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, firmada por Felipe de Morales en 1654, el retablo neobarroco del altar mayor, de 12 metros de altura.

En una de las capillas se levanta el altar de la Hispanidad, un reconocimiento a los creyentes de Sudamérica que se volcaron con donativos para construir y embellecer el templo. Un ejemplo más de la gran veneración que existe por la Macarena en todo el mundo. Como homenaje, esta dependencia de la basílica reúne pinturas de las patronas iberoamericanas.

Además de la zona de culto, el visitante puede deleitarse con un museo de 800 metros cuadrados sobre la Semana Santa de Sevilla, que muestra los enseres procesionales y litúrgicos históricos de la hermandad.

La basílica se encuantra junto al Arco de la Macarena, una de las pocas puertas de la ciudad amurallada que se conservan, junto con el Postigo del Aceite y la Puerta de Córdoba. Por este lugar, situado en el extremo norte del casco histórico, era por donde entraban en Sevilla los reyes que visitaban por primera vez la ciudad, entre ellos Carlos I de España y V de Alemania para su boda con Isabel de Portugal en el Real Alcázar.


Dirección: Calle Bécquer, 1-3

Horario: lunes a sábado, de 9.00 a 13.30 y de 17.00 a 20.30 horas. Domingo, de 9.30 a 13.30 y de 17.00 a 20.00 horas

Precio: entrada libre a la basílica y el Camarín de la Virgen. Para las dependencias basilicales, 5 euros; pensionistas, 3 euros